Travesía Cuívo - Mortero de Astrana (29-08-2013)



Entre las actividades programadas para este verano estaba hacer Cuívo, que yo no la había hecho nunca, aunque para el resto de la gente de Viana era una travesía ya conocida. En cualquier caso Guille y Quique quisieron repetirla porque es una de esas travesías "disfrutonas", que mas bien parece un "aguapark" gratuito, que una actividad espeleológica propiamente.

También nos acompañaría José María, con el que quedamos en el refugio de Ramales la noche de antes. Allí coincidimos con varios grupos que estaban haciendo actividades diversas. Entre ellos había unas chicas de Andalucía que nos comentaron que habían tenido que abandonar una cuerda en el pozo de 35m porque se les había olvidado deshacer el nudo de fin de cuerda, así que quedamos con ellas en que les traeríamos su cuerda.

A la mañana siguiente, y madrugando un poquito, nos pusimos de camino para el Mortero y colocamos nuestra cuerda en la misma línea de anclajes donde ahora hay una cuerda fija.

Del parking del Mortero subimos en coche por la pista para ganarle un poco de altura al acceso, pero como bien dice el refran: "No hay atajo sin trabajo".








Llegó un momento en el que casi nos come la selva.



Pero finalmente llegamos a la pequeña boca de la Torca de la Cuesta del Cuívo y tan pronto como pudimos nos metimos para adentro. Fuera hacía un calor húmedo insufrible, por lo que fue un verdadero respiro el meternos a la cavidad con "aire acondicionado" gratis.

En la misma base del pozo de entrada encontramos una verdadera colonia de salamanquesas, que posiblemente también buscaban el "aire acondicionado". Lástima que el camino de vuelta a la superficie les fuera ya imposible.




Una vez dentro comenzamos el periplo por el holgado cauce fosil de la Galería Principal del Cuívo.





La galería principal choca con un caos de bloques que debemos remontar, para volver a el meandro, que amplia considerablemente su sección.



Alguno de los rincones que pudimos encontrar son de gran belleza.



Llegamos a los primeros pozos de la travesía, hasta encontrarnos finalmente con la preciosa Sala de la Colada.







Pasamos por el Meandro del Caramelo, que como todo el mundo dice, es lo mas bonito de la travesía por tener ese característico color a azúcar tostada. En este meandro hay una sucesión de marmitas de cierta profundidad que animan la progresión.







Ya sólo nos queda bajar un pequeños pozo de 8 metros y nos enfilamos por el curso activo a una zona en la que la cavidad cambia radicalmente de aspecto.



Pronto el curso activo nos lleva a la Sala de la Pérdida, en cuyo final tenemos que coger una gatera embarrada a mano derecha, que es el comienzo del Meandro SPA, que si no es la parte mas bonita, sí es la parte mas divertida de la travesía.



El Meandro SPA está bañado por un finísimo barro ocre claro que sin ser pegajoso, te tiñe por completo. Da la impresión de estar caminando sobre un batido de vainilla.















El meandro SPA, que es un cauce fosil del curso que viene de Cuívo, termina por unirse nuevamente al cauce activo, para después caer por los pozos que bajan paralelos al P90. Allí encontramos, en el P35, la cuerda abandonada por las niñas andaluzas. La recogimos y ensacamos para continuar tras los pozos por un bonito cauce activo que intercepta a los varios cientos de metros el cauce principal del Mortero.

Desde allí remontamos el Mortero hasta llegar a las gradas, donde enfilamos las rampas que nos llevaron a la boca de Mortero.






Acceso, Descripción, Topografía y Ficha Técnica imprimible, en la zona de descargas de este foro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario