Sima SC-16 (Uña, Cuenca) (3-04-2011)

Sima SC-16
Uña, Cuenca




Hola a toda esa buena gente que se mueve por ahí los fines de semana brincando de peñasco en peñasco, o de agujero en agujero. Si os digo la verdad me pilla un poco agotado el hablar otra vez de la CS-16, pero haré de tripas corazón y me pondré a ello.

Si miráis el artículo inmediatamente anterior que tenemos publicado en esta sección de nuestra web, veréis que el 26 de marzo del 2011 hemos equipado en fijo con tensores químicos esta cavidad. Creo que comparte podium con las Juanas y la Manuel Mozo en cuanto a número de visitas que recibe, por lo que no escatimamos en tiempo ni dinero para dejarla como creimos que era lo mejor.

La semana después de equiparla fletamos un viaje para probar esos anclajes, que ya os anticipo que resultaron estar perfectos.
Nos plantamos allí Alicia, Jonatan, Guille y el que os habla realmente temprano, y comenzamos a vestirnos de romanos nada más llegar. Fuimos directamente al grano, sin cafelito ni nada, porque el termo de Alicia murió en la última expedición.






Alicia se estrenaba como montadora, así que cogió una mazorca de mosquetones, se colgó el cerdo bajo sus pies y manos a la obra.



Como habéis visto, Alicia está asegurada a uno de nuestros estupendos anclajes, que sustituirán definitivamente a los troncos podridos desde donde se bajaba este pozo.

Os dejo un par de videos de Alicia comenzando con el primer pozo.

Alicia montando el primer pozo (1)





Alicia montando el primer pozo (2)




Tras el P11 inicial nos topamos con el tubo descendente que te "vomita" -literalmente- en un P14. El P14 tiene una cabecera en pasamanos elevado y sin pies, que no fue de especial dificultad para nuestra montadora.






Tras el P14, un P6



y aparece un corto meandro que pronto se desfonda, y hay que cruzar unos cinco metros en oposición hasta llegar a la cabecera del R4+P7







Pasado este pequeño escarpe, la cavidad tiene una estrecha sala por la que circula un pequeño, pero permenente, curso de agua que se introduce en una estrechez.



Esa estrechez de la que he hablado antes es el afamado Paso de Todo,






que tras pasarlo quedas colgado en un pequeño balcón sobre un magnífico P35. Aquí os dejo algunas fotos de la nueva cabecera de este pozo.









Aunque la cabecera parece muy volada, no lo es porque tiene una repisilla a la altura de los pies que te da la vida. Lo que sí es volado es el descenso de los 24 primeros metros hasta la repisa que encontramos a 11 metros de la base del pozo.



Una vez en la base de los pozos descansamos un poco, nos quitamos los aparatos y nos metimos en el río, cuyos 300 primeros metros son tortuosos por las tres estrecheces que tiene. La estrechez mítica es la tercera, conocida como el Paso, en donde es imposible evitar el agua. Según mi opinión, la peor es la primera porque te hace reptar durante unos treinta metros sobre un suelo nada amable y lleno de aristas, mientras que el Paso, en un par de metros estás fuera.






De el Paso os dejo las fotos de Jonatan cruzando. Creo que fue el único que no se entregó a chapotear mientras cruzaba, de hecho podéis verle la cara de satisfacción cuando ya ha terminado.
















Pasada esta tercera y última estrechez, la cueva misteriosamente se amplia y te ofrece una amplia y cómoda galería durante casi un kilómetro. El recorrido está repleto de formaciones blancas entre las que destacan los cientos de excéntricas que penden del techo.









Nos tenemos que felicitar todos por el estupendo estado de conservación de todas las formaciones.

La ruta clásica termina en la Puerta del Arco, punto este en donde la galería se estrecha y obliga al espeleólogo a reptar nuevamente.



En este punto nos volvimos sobre nuestros pasos y salimos contentísimos de la visita a nuestra querida SC-16.




Descripción, Topo y Ficha Técnica en la zona de descargas de este foro.



No hay comentarios:

Publicar un comentario