Sima Juan Herranz I con Juan Luis Vallecillos (11-04-2010)

Sima Juan Herranz I





El domingo pasado salimos Arturo, Miguel Gonzalez, Fernando Vallecillos con su hijo Juan Luis, Dani y yo mismo. Fuimos otra vez a la sima Juana I porque nos llevamos a Juan Luis y consideramos que era la cavidad adecuada para que tuviese su primer contacto con el medio subterráneo. Las ventajas fundamentales de esa cavidad son, el que se puedan hacer dos instalaciones paralelas -cosa muy deseable cuando estás con un menor-, que la parte vertical sea reducida y el que sea lo sufientemente bonita como para que te enganche.


Juan Luis vino con los deberes hechos y sabía perfectamente manejarse en la vertical. Había estado practicando en varias ocasiones con Fernando en el rocódromo creado a este efecto en su nave de Rivas.



Podéis ver en la foto que Juan Luis ha tenido algún problemilla con la colocación del arnés, a juzgar por la cinta que lleva junto a las perneras.

No solo practicó Juan Luis, sino que el hermano de Fernando aprovechó para practicar él también. Como podéis ver es totalmente prometedor.



Como siempre, quedamos en Cuatro Caminos y de allí hasta el cruce con Budia , si no recuerdo mal, en donde nos juntamos con Fernando y Juan Luis. De allí a Villanueva de Alcorón fue coser y cantar. Llegamos pronto, es decir a eso de las nueve de la mañana, para que Juan Luis pudiera coger el avión que le llevaría a las 8:00 de esa misma tarde a Alemania, así que sin prisa pero sin pausa comenzamos a vestirnos de romanos.



Pero no hay prisa que impida el comer algo antes de entrar.



Sin perder más tiempo nos pusimos Dani y yo a equipar las dos instalaciones del pozo de entrada



procurando no hacer mucho el gusano al pasar del árbol cercano a la boca hasta el primer anclaje. Los que habéis bajado alguna vez sabéis perfectamente de lo que os hablo. De las dos instalaciones, una es de químicos y la otra de spites.






Dani lo hizo con gran elegancia y yo hice un poco el gusano.
Después de nosotros vinieron Fernando y Juan Luis, pero no quiero dejar de mostraros una foto previa para que veáis el sistema de línea de vida modelo "cordón umbilical" que les unía en todo momento.



Fernando y JuanLuis también lo hicieron con toda limpieza.






Desde la cabecera comenzaron a bajar fraccionamientos como verdaderos expertos










Detrás de ellos venían Arturo y Miguel González. Miguel, para los que no le conozcáis, es un gran escalador y ya había hecho Tonio-Cañuela. Aún así tuvo que refrescar un poco su técnica por pura falta de práctica.





Miguel refrescó todo en "cero coma" y comenzó a moverse por los parabolts como salmón en el Cantábrico.



Mientras estos iban bajando, Dani y yo intentábamos hacer lo más limpias posibles las dos instalaciones paralelas -que en algún punto no eran tan paralelas-.



Por fin llegamos al pasamanos de la Sala, y uno tras otro fueron pasando sin mayor problema.












Desde allí comenzamos la vuelta de rigor a la Sala, comenzando por la zona donde están las estalagmitas y banderas






hasta la zona de los gours, que no es menos sorprendente







y por fin, el lago







La Sala es una verdadera maravilla y es una suerte que esté tan bien conservada.
Allí mismo nos tomamos un aperitivo que había traído Fernando para celebrar el "bautismo espeleológico" de Juan Luis



y al terminar, nos pusimos nuevamente de camino al pasamanos. Una vez allí pensamos que para subir lo mejor sería que hicieran Fernando y Juan Luis los primeros,



luego Miguel y yo. Como veréis ahora Miguel llegó a perfeccionar tanto el sistema de ascenso que antes de poder mirarle ya estaba arriba.






Dani y Arturo se encargaron de la ingrata tarea de desequipar y cargar con los cerdos.






Por fin salimos todos,




comimos algo, recogimos y a casa. Juan Luis cogió su avión a las 8.

No hay comentarios:

Publicar un comentario