Sima Juan Herranz I (19-04-2014)





Manoli Rodríguez


Julián, César e Ismael propusieron quedar el sábado 19 de abril para hacer el recorrido circular de la  Juan Herranz II. Al final nos apuntamos Guille, Alicia, Carlos (un amigo de Julián), Manuel (amigo de Guille), Álvaro y yo (Manoli).
Quedamos en el refugio de la torreta a las 9. Cuando llegamos, había “overbooking”, ya que coincidieron varios grupos de otros clubes de  Murcia y de Valencia. La niña bonita era la Juana II. Ya nos veíamos cogiendo turno como en la pescadería para entrar.
Julián habló con ellos y finalmente nos comentaron que visitarían la Raja y dejarían para el domingo la Juana II.
Guille decidió que se iría con Manuel a la Juana I porque era nuevo en esto de la espéleo y era un poco fuerte llevarle a la II. Para que no fueran solos, nos dividimos en dos grupos. Álvaro y yo nos fuimos con ellos a la Juana I y el resto a la Juana II.

Una vez ataviados para la ocasión, nos repartimos el orden de bajada. Eran ya las 11.30 y aún no habíamos empezado a instalar.



Lo mejor sería instalar las dos líneas para que Guille pudiera ir asesorando a Manuel. Álvaro instaló la línea 1 y el pasamanos a la sala. Guille se dedicó a la segunda y bajó en paralelo con su amigo.





Yo me quedé la última encargada de bajar con “la gorda” (esa horrible saca verde de la mili de Pepe) y dentro la cuerda de 100 m.
Creo que he dejado un surco a la entrada de la sima como consecuencia de arrastrar a la gorda por los suelos. Con cuidado de no descalabrar a los de abajo, descendí a las profundidades y en un rato ya estábamos todos juntos. Comentamos lo bien que lo había hecho Manuel, se portó como un campeón.
Álvaro, que se estrenaba en esto de la instalación con Viana (aunque ya lleva unas cuantas simas instaladas a sus espaldas), se ganó la felicitación de Guille.
Guille tomó la decisión de no bajar el P55 porque era mucho tema para Manuel en su primera sima. A Álvaro y a mí se nos planteó el dilema de seguir solos o hacer con ellos el recorrido de la sala y subirnos. Como nuestro objetivo era medir fuerzas con el famoso pasamanos que da acceso al P55, decidimos irnos todos juntos a visitar la sala y dejar el pasamanos para el final.







Nos metimos un poco por la Galería de Arcilla para asomarnos al P20, momento que aprovechó Guille para comentarnos los proyectos a corto plazo que se quieren realizar en esta sima. Luego Guille instaló el pasamanos seguido de Álvaro, y le dio una clase magistral sobre este tipo de instalación. Después de pelearme un rato con el pasamanos y gracias a los consejos de Guille, logré pasarlo seguido de Manuel, que se animó a hacer también algunos tramos. Hubo un momento que coincidimos los cuatro, y así colgados, y entre risas hubo tiempo para alguna foto y un par de chistes.



Luego, a pasarlo otra vez en sentido contrario. Esta vez se quedó el último Álvaro, que cómo era la primera vez que desinstalaba uno tan técnico, tuvo sus más y sus menos, además de soportar a “la gorda”.



Ya estábamos todos en la base del P45 y eran ya las 15:20. Subieron primero Guille y Manuel, y Álvaro y yo, detrás, desinstalando las dos líneas. Esta vez le tocó “la gorda” a Guille.





En un ratito ya estábamos todos fuera. A las cuatro estaba ya desinstalaba. Arriba nos encontramos a Diego y a Cristina.
Recogimos todo y fuimos a buscar al grupo de la Juana II. Allí ya estaban recogiendo Alicia, Julián y Carlos.
Alicia, Guille, Manuel, Álvaro y yo decidimos ir a comer al merendero de la sima de Alcorón, donde dimos cuenta de un par de salchichones de la abuela y de unas rosquillas que habíamos llevado. No faltaron las bebidas fresquitas que nos esperaban en la nevera.
Se nos pasó el tiempo volando. Volvieron a aparecer Diego y Cristina y con la risa puesta nos fuimos a hacer otra sima ... la de Alcorón. Echamos allí un rato muy divertido y Alicia se coló por un agujero (creo que quería buscar la conexión con alguna de las Juanas, je, je, je).
Ya a las ocho, Álvaro y yo nos acordamos que teníamos al hijo en Anguita y decidimos emprender el camino de regreso.
Resumiendo, fue un día redondo: Manuel disfrutó mucho su primera sima, Álvaro se graduó con nota en instalación, Guille volvió a demostrar sus grandes dotes como maestro (porque hay que tener paciencia) y yo me encontré cara a cara con mi bestia negra y conseguí vencerla, (ese famoso y largo pasamanos), todo ello aderezado con ratos muy divertidos y un estupendo ambiente.

Manoli Rodríguez




Acceso, Descripción, Topografía y Ficha Técnica imprimible, en la zona de descargas de este foro.

_________________

No hay comentarios:

Publicar un comentario