Sima de Manuel Mozo (12 de mayo del 2012)




El sábado 12 nos fuimos una vez más a la mítica Manuel Mozo. Hemos ido un montón de veces, pero creo que cada vez nos gusta más. Estaba la sima especialmente bonita, con unos tonos verdes esmeralda por las paredes del P6 y los primeros 15 metros del P90 que la convertían en un deleite para la vista.


Llevábamos a Eparco que hacía su segunda sima, y ya anticipo que hizo un gran papel. Eparco es geoquímico y tuvimos con él la tipica discusión de si los "meandros" son "meandros" o no. Quedamos que para los espéleos sí lo son.




Montamos la cabecera de los dos primeros pozos entre Ali y yo. Esta es la primera vez que monto la cabecera del P90 sin deambular en oposición por el techo del pozo y he de reconocer que es mucho más fácil. El sistema es tan sencillo como colgarte del primer anclaje e ir poniendo los demás desde ahí.




Eparco, Noe e Iván se manejaron estupendamente bien por los pasamanos. El día y el clima acompañaron.






Tras el pequeño P6 viene seguida la cabecera del P90, que es una ventana-agujero en la base del pozo anterior.
Todo el mundo consiguió manejarse bien por la volada cabecera delTubo de Aspirina.









Iván le fue perdiendo el respeto al pozo.






Y uno tras otro nos fuimos colgando de los diversos fraccionamientos de la vertical, hasta un momento en que estábamos los cinco entre el pozo y la repisa.






Noe es un crack




Llegados a la repisa, era Iván el encargado de instalar el P40 -pozo paralelo al P90-, al que se accede por una diaclasa "fácilmente trepable" que nace en la estupenda repisa de - 65m.






Desde la cabecera, se abre majestuoso el P40, que al igual que el pozo anterior, se caracteriza por la verticalidad de sus paredes.








Desde ahí un resalte "destrepable" de 4 m, como diría alguien que yo me sé, la gatera y el comienzo del meandro. Este meandro es la parte más concrecionada de la cavidad y se hace casi en su totalidad el oposición a unos tres metros del suelo.






A mitad de recorrido de este meandro y sobre la colada típica del libro de Isidoro Ortiz, se encuentra el rinconcito de oro de esta cavidad.


Curiosamente la cueva tenía más agua que otras veces "en epoca de lluvias". Lo cual nos dice que la Serrezuela de Valsalobre ha recogido agua esta primavera. Por otro lado, y gracias a Dios, los caminos no estaban hechos un lodazal como habitualmente.

Llegados al P6 nos animamos a bajar porque Alicia e Iván estaban "animados a meterse en el Meandro de la Élite. A los demás se nos fue el fuelle y nos quedamos allí hablando un poco y esperando a nuestros dos aguerridos exploradores.

El meandro tenía esta pinta


Y este es el aspecto de los conductos superiores del meandro, por donde se metieron Ali e Iván.


Desde allí, tan solo dar media vuelta y de camino hasta la salida. Iván desmontó hasta la repisa y Alicia desmonto desde ahí hasta la calle, con péndulo incluido. Que por cierto, Ali golpeó hasta la pared de enfrente del pozo.

Noe hizo también el péndulo y se les oía el alboroto y las carcajadas desde arriba.

Eparco pasó el péndulo ayudándose de la cuerda guía.






Quizá un poco lentos, pero por fin nos vimos con nuestros cuerpos en la calle. La última fue Ali, que desmontó hasta la boca de entrada.




Tan sólo por último, la tradicional foto de familia, comer algo y de camino a Guadalajara otra vez.





Topografía, Descripción y Ficha Técnica imprimible en la zona de descargas de este foro.

_________________

No hay comentarios:

Publicar un comentario