Rubicera - Mortero de Astrana II (29/08/2010)

RUBICERA - MORTERO DE ASTRANA II



Antes de nada he de pedir disculpas por tardar tanto en colgar esta travesía, además esta vez va a ser más breve de lo normal por dos motivos: porque ya la habíamos hecho hace un par de meses y está colgada en ente foro con absoluto detalle,



http://clubviana.mejorforo.net/espeleologia-f3/rubicera-mortero-de-astrana-26-07-2010-t128.htm


y porque no tengo muchas fotos que colgar.

En cualquier caso, esta vez éramos ocho otra vez e íbamos un poco de bajón después de lo de Bloque - Cellagua. El sábado 28 lo dedicamos a tomar cañas por Ramales y a visitar un poco los contornos. Esta vez nos hospedamos en el hotelito que forma el atrio de entrada de la iglesia de Astrana. La gente de Astrana nos vio y no puso ninguna pega; son un encanto. La noche del sábado llegaron Fernando y Juan Luis y después de cenar unos estupendos macarrones nos fuimos al saco y estrenamos las colchonetas autohinchables del "Décarton" (mágníficas).

A la mañana siguiente llegaron Alicia, Dani y Azahara y nos marchamos con dirección al camino que lleva a Rubicera, que sale de lo alto del collado de Sía. Esta vez mejoramos el acceso porque Fernando metió su todoterreno casi hasta los rápeles de acceso a la boca de la cueva y llevaba todas las sacas.

Una vez en la boca, hicimos dos grupos. Azahara, Alicia y Dani en el primero, y Guille, Juan Luis, Fernando y Pepe en el segundo.




Nos dimos una distancia de una media hora y yo iba con el segundo grupo, por lo que contaré más bien lo que hicimos nosotros.
En mi equipo teníamos a Juan Luis y ya habíamos decidido como haríamos los pasos de cuerda con él. Haríamos como siempre en estos casos, llevarle el un sandwich entre dos de nosotros.




Una vez que pasó la media hora de tregua con el primer grupo, nos metimos en Rubicera y atravesamos las grandes galerías y salas que te llevan a laLicuadora. La verdad es que nos costó un poco dar con ella, pero esto funciona así. Nos fuimos metiendo de uno en uno









y desde allí salimos a la zona más laberíntica de la cavidad. Esta vez cruzamos ese sector sin pérdida alguna, lo que motivó mucho al equipillo.

Paramos unos minutos para comer algo.



Desde allí nos dirigíamos ya hacia la cabecera del P30, pero entre la Sala del Tambor y el pasamanos que evita el P50 nos desviamos un rato a echar un vistazo a una amplia galería que no está en la ruta, pero es la más concrecionada de toda la travesía. Esta galería tiene una sucesión de salas a cual mas bonita.















Pasamos por el pasamanos del P50, la Galería del Andén y por fín el P31, que te baja al tercer piso de Rubicera. 



Desde la base del P31 sale la Galería de la Plancha, que es inconfundible, por lo liso del suelo y lo triangular de las paredes. Esta galería se estrecha en un punto y baja el techo en otro. 





Esta galería, La Plancha, se llama así porque su sección tiene forma triangulas como la base de una plancha, y porque en la zona que se estrecha la diaclasa, materialmente "te plancha". Esta galería termina en un destrepe de unos 3 ó 4 metros, y la verdad es que ni Fernando, ni Guille ni yo lo recordábamos, así que volvimos a la base del P31 a ver si ese era el camino: ¡Sí era el camino! Es más, desde la base del pozo no hay otro camino posible. Aquí perdimos más de 40 minutos plancha arriba plancha abajo, pero quedamos mejor planchados que el traje de un novio para el día de su boda.

Desde allí ya llegábamos al agujero que te baja al río de la Rubicera. La bajada al río de la Rubicera comienza con una cuerda y desde allí sigue bajando a través de un destrepe en oposición, que si os digo la verdad, no me gusta nada. Pero justo cuando lo terminas, ya estás en el río. 



Después de comer algo y ponernos el neopreno nos lanzamos al paseo por la zona más bonita de la cueva.








El río termina justo en unos pasadizos y salas que te llevan al pasamanos que evita el P85. Este pozo es como un campo de fútbol, pero el pasamanos es una obra de arte y se cruza sin problemas, aunque eso no evita que te imponga gran respeto el cruzarlo.

De esta zona no tenemos fotos porque es la zona en la que mejor funcionó el sandwich en el que llevabamos a Juan Luis y estábamos tan centrados en eso que las fotos pasaron a un segundo plano.

Desde allí y tras hacer unos cuantos pasos de cuerda ascendentes y descendentes terminas en el río del Mortero de Astrana. El sitio en el que te deja la cuerda está prácticamente en el lago del Mortero, así que nada ..., a nadar un ratito.



Terminado el lago llegamos a las marmitas, despúes la zona de conexión con Cuívo y desde allí sólo un paseo hasta la base de las rampas que te llevan al Mortero.



Salimos de las rampas sin ningún problema, pero en su conjunto la travesía nos duró más de lo previsto.

Dani y las chicas salieron unas cinco horas antes que nosotros, y eso que se pusieron y quitaron el neopreno dos veces. Al llegar al coche no encontraron las llaves en el supuesto sitio en donde las habíamos dejado y los pobrecillos bajaron andando hasta Astrana, y allí, sin coche ni nada se metieron en el atrio de la iglesia y acurrucados casi se congelan hasta que llegamos nosotros.

Cuando nos juntamos todos otra vez, estupandos macarrones y al saco.






No hay comentarios:

Publicar un comentario