Limpieza de la Sima de Tierzo (12-12-2009)

Limpieza de la Sima de Tierzo



El sábado 5 de diciembre fue la fecha para "la gran paliza". Quedamos a las cinco de la mañana en Cuatro Caminos, como siempre, pero a unas horas que ... ¡madre mía! El que más y el que menos se había acostado un poco tarde y casi sin dormir ¡arriba!. Fernando venía de Ribas, Quique de Collado Villalba y los demás de los contornos de Guada. Todos estuvimos a las cinco en punto menos ¿Quién? Dani, por supuesto.
Pero esta vez tenía que recoger a Esteban que dormía placidamente cuando le llamaron. Entre unas cosas y otras salimos a las cinco y media los tres coches, el de Dani con el carro, el de Jorge y la furgoneta de Fernando con infraestructura para construir la Torre Colón. No nos dormimos por el camino, sino que tuvimos una amena conversación, al menos en mi coche, hata que ¡zas! ya estamos en Molina. Allí paramos para comprar pan aunque eran las siete de la mañana y algunos no daban un duro por la gestión. Un paisano nos dijo donde estaba la tahona del pueblo y nos vendieron pan tierno, humeante y calentito. Fernando tuvo el detalle de comprar unos cuantos bollos molineses que tenían aún mejor pinta que el pan. Salimos de alli para Tierzo y en diez minutillos ya estábamos en la pista forestal. No estaba claro si podríamos pasar o no porque había que cruzar un par de sembrados, pero estaban duros, a pesar de las lluvias de los días anteriores que tanto nos habían asustado. Los dos todo terrenos se metieron fuera de pista hasta la boca, pero Fernando los siguio con su furgoneta y nada, todos hasta el mismísimo sitio.

Sin descargar ni nada nos tomamos un cafe calentico con los bollos molineses. Los que fuman se echaron el pitillo de rigor, y nada a remangarsrse. Bueno más bien a cambiarse. Todo el mundo de rojo y al turrón. Dani y Quique se metieron los primeros, yo -Pepe- iba detras con los tres focos halógenos y una manguera negra tremenda de 50 metros ya enchufada al grupo. Fui enchufando y colocando focos y aquello parecía el Corte Inglés en ferias. Mientras tanto Guille nos paso las palas y azadones, y Fernando comenzó a poner spits para la grua. La pedazo de movida hay que haberla visto para hacerse una idea.

Eramos nueve, Jorge rodaba, Esteban sacaba los sacos, Guille y despues Ángel estaban colgados en la cabecera sacando sacos para dárselos al de fuera. Fernando y Alicia en la rampa, Quique en la cabecera del segundo pozo y Dani y yo en MORIA, en la mismísima mina. Tras caernos un par de pedradas, una de ellas en la boca, vimos -Fernando vio- que había que salir del pozo y limpiar la repisa de piedras. Subimos, lo limpiamos y volvimos a bajar, pero esta vez nos llevamos a Quique también a Moria. Ahora ya tres abajo podiamos cargar sacos y subirlos con un mínimo de ritmo. Utilizamos una polea y en este pozo (tracción humana) y la grua para el otro que era más grande.

La Idea inicial era montar un "guateque" fuera y estar entrando y saliendo, pero el tomo de papel era tan brutal que no hubo descanso. A las ocho entramos y no pudimos dar por limpia la base hasta las tres. Le dimos un metro de profundidad más a la sima con lo que quitamos. No se le veia el fin. En algun momento dado Dani y yo ni hablabamos de puro colapso. Pero de repente dejó de salir papel y a la media hora solo salía tierra.

Subimos para arriba y ya casi habían terminado de limpiar la rampa. Salimos todos pero Fernando y yo que nos quedamos hasta el final para hacer la salida modelo Jon Arana en la Torca a sus 94. Salimos colgados de la grúa y lo único que echo en falta es no haber salido los dos a la vez como los cerdos en las matanzas.

Fuera, el perro de Fernando estaba intentando comerse a todo el mundo que llevara los aparatos puestos, hasta que salio Fernando y lo tranquilizó. A jorge le dio un mordisco interesante.

No sé ni como consiguieron llevarse todos los sacos en único viaje. Eran más de cuarenta y algunos estaban hasta las trancas. Angel Guillén se fue con ellos de guia para echar todo al "punto limpio" de Molina, que está que da asco verlo. Como los del punto limpio no venian nos pusimos a comer antes de que se fuer el sol. Alicia les preparó a Fernando y Guille un bocata que no se lo salta un gitano. Por cierto, no sé ni como se hacía Alicia con los pedazo de sacos que les subíamos de Moria. Por fin vinieron los de las basuras, comimos, nos tomamos el cafelito y todos para casa con es "laborón" terminado. Ya sólo nos falta colgar el cartel, que luego tanto da que hablar.



















Documentación y topo en la zona de descargas de este foro

No hay comentarios:

Publicar un comentario