Coventosa (03-01-2013)



El día dos de enero, como es tradición en Viana, salimos para hacer alguna cuevecilla por ahí. Esta vez era el turno de la travesía Cueto-Coventosa (travesía ya muy repetida por nosotros, pero que siempre compensa).
Fuimos a Coventosa directamente desde Guadalajara, y nos pusimos a cambiarnos para meter los neoprenos tras los lagos.


Coventosa estaba preciosa, como siempre, y procuramos darnos prisilla en llegar al sitio previsto.


Los lagos tenían medio metro más de agua que las otras dos veces que he hecho la travesía, y la cuerda guía estaba rota en el primer lago.


¡Qué frío con manga corta!
Mi neopreno bueno lo llevaba en la saca para usarlo en la travesía


A la vuelta nos entretuvimos un poco en rehacer todos los tramos rotos de las cuerdas guía. El día siguiente nos alegraríamos de ello.


Nos fuimos al refugio de Ramales, y no muy tarde nos metimos en la cama. Al día siguiente Quique se levantó con la muñeca derecha hinchada y abierta a causa de un resbalón, con el correspondiente revolcón, que tuvo en Coventosa. Quique no se veía en condiciones de hacer la travesía que tanto deseaba. Otra vez será.


Por supuesto Guillermo y yo decidimos no entrar solos y decidimor dormir aquella misma noche en el refugio de la Zapatilla de Villanueva de Alcorón para hacer algo el día sigiente al lado de casa y quitarnos el gusanillo.

¡Ah! antes de irnos tuvimos que volver a entrar en Coventosa para recoger los malditos neoprenos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario